actividades-que-involucran-costos-en-un-datacenter

Cada minuto hay cientos y miles de datos creándose en Internet. No es una exageración, de hecho solo Facebook intercambia 2,500,000 de contenidos nuevos cada minuto y por eso se cree que la explosión de información de hoy en día es lo que genera lo que se conoce como el gran Big Data.

Pero, ¿dónde se aloja toda esa información? Por más virtuales que sean las conexiones de datos existe un lugar físico en donde reposan por seguridad y almacenamiento, ¿verdad? Y claro que los hay, desde hace mucho tiempo: los conocidos centros de datos o data center, que son una infraestructura (física o virtual) en la que se alojan sistemas informáticos capaces de procesar, servir o almacenar datos. Es decir, proporcionar un servicio de almacenamiento de datos, respaldo o backup, recuperación de datos y gestión de la información para empresas.

¡Los grandes ya lo tienen! Amazon, por ejemplo, cuenta con más de 450,000 servidores, ubicados estratégicamente en diferentes lugares del mundo, para respaldar toda su tienda online así como para realizar su propio negocio,  ya que vende espacios a terceros a través de  Amazon Web Services. Microsoft no se queda atrás. Tiene una inversión total de más de 15,000 millones de euros en sus data centers. De hecho, tiene más de 500,000 servidores solo para Bing y sus servicios Cloud.

Ahora bien, ¿cuáles son los componentes y el funcionamiento de un centro de datos? Justamente lo que se mencionó de Amazon o Microsoft, por citar algunos ejemplos. El principal componente de un data center son los servidores que se alojan en los espacios y sirven (como su nombre lo indica) como repositorio de la información.

Para su funcionamiento se necesita que tanto software (sistemas operativos, actualizaciones críticas, aplicaciones, copias de seguridad, parches) como hardware (memorias, discos duros, cpu´s etc) interactúen correctamente. De hecho, los servidores se ubican en armarios grandes a los que se conoce como racks, donde están abastecidos de ancho de banda, seguridad, refrigeración e instalaciones y otros que garantizan las mejores condiciones de uso y rendimiento.

Además hay que comprender todo lo que abarca su funcionamiento en cuanto a sistemas indispensables:

a)   Conectividad de red: uno de los factores más importantes, ya que si no hubiera red permanente, los switches de todos los servidores no podrían recibir ni entregar información.

b)   Energía: ¿no te imaginas un centro de datos sin energía, verdad? Imposible, de hecho lo que más consumen estos lugares es energía, por eso las grandes empresas han optado por paneles solares u otras fuentes energéticas más amigables con el ambiente.

c)   Ambientación: es común escuchar que estos sitios tienen ubicaciones estratégicas y no solo por seguridad, sino por el clima, ya que todos los equipos al estar conectados unos a otros compartiendo y almacenando información, pueden producir un sobrecalentamiento, provocando un accidente fatal. Normalmente se implementan filtros de aire frío o líquidos refrigerantes para mantener una temperatura adecuada.

d) Monitoreo permanente: una gran parte de la inversión en los data centers son los sistemas de monitoreo en tiempo real que deben contar. La idea es que estas sistematizaciones no solo alerten de un daño o caída del servidor, sino que trabajen pasos más adelante para prever cualquier problema y solucionarlo a tiempo. El control de la interacción de información se hace segundo a segundo para garantizar el buen funcionamiento de todos los equipos.

e)   Seguridad: se escucha de todo referente a seguridad, hay quienes han colocado data centers debajo del agua con cocodrilos resguardando la información. En este aspecto, todolo vale, desde sistemas contra incendios, edificios completos antisísmicos, videovigilancia extrema, nada está demás. La información que reposa en estos sitios son altamente demandadas y no solo eso, un ataque con interés en particular puede, sin duda alguna, causar un gran daño. Te puede interesar también leer Componentes básicos de un datacenter seguro y poderoso.

Este funcionamiento no sería el mismo sin un mantenimiento adecuado. Para realizarlo se deben considerar tres tipos: preventivo, correctivo y predictivo. El primero tiene que ver con los chequeos, es decir, inspecciones y detecciones para evitar que se produzcan daños. Usualmente este mantenimiento  incluye reemplazos de componentes u otros ajustes.

El mantenimiento correctivo se trata de actuar en el caso de que ya se haya producido una falla. La idea es que se detecte el problema en marcha y se cree una solución inmediata. Mientras que el predictivo es más bien una supervisión que se hace a ciertos equipamientos (software  y hardware) en los que ya se sabe que habrá un incidente. 

Estos mantenimientos son parte del protocolo de conservación de un data center, ya que al hacerlo el sistema cuenta con una mayor confiabilidad y tiempo de vida así como agilidad en procesos, reducción de costos por planificación y otros.

Debido a su complejidad, el mantenimiento también debe considerar el tipo de centro de datos; existen cinco: tier 1, tier 2, tier 3, tier 4 y tier 5. A continuación algunas puntualizaciones al respecto:

·         Tier 1: Se conocen como los más básicos por su capacidad y garantía de continuidad de hasta un 99,67%. A simple vista, es un porcentaje alto, pero si tú eres parte del 0,33% restante,  tu experiencia por un servicio interrumpido provoca molestias.

·         Tier 2: La continuidad alcanza el 99,741%. A diferencia del anterior, este tipo de centro de datos tiene suelos elevados y generadores adicionales. Sin embargo, sí puede presentar cortes.

·         Tier 3: Pueden presentar interrupciones, solamente si son programadas o lo que significa que solo desconectan el servicio o el intercambio de información en el caso de un mantenimiento; un suceso que puede ser anticipado o anunciado. Su continuidad llega al 99.98%.

·         Tier 4: Su continuidad llega casi al 100%, pero no: es de 99,995%. Según los expertos eso quiere decir que su interrupción se puede cuantificar como 26 minutos en 365 días.

·         Tier 5: Son los más sofisticados actualmente, y se debe a que están mucho mejor equipados a nivel de refrigeración, seguridad, redundancia y otras características.

Finalmente, el alcance y la garantía dependerán no solo de la necesidad, sino también del presupuesto. En TEUNO cuidamos de tu inversión porque somos conscientes de la importancia de los datos e infraestructura, por eso además de seguridad, te brindamos servicios de Data Center con confianza y transparencia. ¡Contacta a un asesor para recibir más información!

Actividades que involucran costos en un Data Center.

Navegación de la entrada


Deja un comentario