Sí, el nombre puede sonar complejo… no tan habitual e incluso muy ajeno a lo tecnológico. Pero, créeme que sin un cableado estructurado de calidad poco podrías hacer a nivel de conexión. Es, entonces, un tipo de cableado usado en los edificios u oficinas que sirve para transmitir información tras la implementación de una red.

Es decir, el despliegue de un cableado estructurado permite la instalación de redes que, a su vez, facilitan la transmisión de datos a través de un sistema de conectores, cables, dispositivos y canalizaciones que forman la infraestructura que implanta una red de área local en un edificio.

Son cables trenzados protegidos que reducen la interferencia eléctrica para permitir la fluidez de información. También los hay no protegidos y en  algunas ocasiones de fibras ópticas y cables coaxiales. Sus elementos principales son el cableado horizontal, el cableado vertical y el cuarto de telecomunicaciones.

El cableado horizontal es el que se encarga de llevar la información desde el distribuidor de piso hasta los usuarios. Según las normativas, este elemento es “la porción del sistema de cableado de telecomunicaciones que se extiende del área de trabajo al cuarto de telecomunicaciones”. Es un cable que tiene un núcleo sólido de cobre, por lo que hay que evitar que se tuerza; de preferencia, debe estar colocado en la parte de atrás de los muros, eliminando cualquier contacto cercano  en el día a día.

El cableado vertical, en cambio, es el que se encarga de crear las interconexiones entre los cuartos de equipo, cuartos de entrada de servicios y cuartos de telecomunicaciones. Este tipo de elemento  está conformado por cables verticales, conexiones cruzadas principales e intermedias, terminaciones mecánicas y cordones de parcheo para conexiones cruzadas. Mientras que el cuarto de telecomunicaciones es la zona física en  donde se alojan todos los elementos que conforman el sistema de telecomunicaciones.

¿Por qué es importante este detalle? Si no podemos reconocer  que además de un diseño adecuado, los elementos y en sí el cableado estructurado provienen de fabricantes certificados para estándares mundiales, la eficiencia de las redes podría entrar en tela de duda. La capacidad de un sistema de cableado y un óptimo funcionamiento, depende de su calidad y, por ende, nuestra transmisión de datos, también.En realidad, toda esta explicación se traduce en orden. Uno de los principales beneficios del despliegue de un cableado estructurado es el orden que puede brindar a las redes. Y en ese sentido, existen otras bondades como la consistencia en el diseño y la instalación de la red, el cumplimiento de los requisitos físicos y de línea de transmisión, la escalabilidad de crecimiento, movimiento o adiciones en el sistema, así como un espacio más estético y limpio, logrando ahorro de tiempos, cables y rastreo de puertos, entre otros.

¿Entonces, cómo el cableado estructurado ayuda a potenciar el trabajo de la red y, en sí a la productividad empresarial?  A continuación algunas pistas:

1.  La velocidad en la transmisión de datos es más rápida. Actualmente, no hay opción que supere al cableado estructurado cuando hablamos de velocidad en la transmisión de datos. Gracias a la fibra óptica se consigue una mayor eficiencia y productividad en las redes. Es, sin duda, el sistema más recomendable en las empresas.

2.  La integración de señales logra eficiencias. Las combinaciones de diferentes aplicaciones en un único sistema permite usar un único medio de distribución para la totalidad de los cables que habilitan las señales. Esto permite integrar en un solo proyecto cada salida de información simplificando todo el entramado de la organización.

3.      La administración no es compleja. Una vez que se despliega el cableado no se requiere de mayor conocimiento, sino de organización, así los colaboradores de una empresa pueden administrarlo, sin problema. En el caso de que una persona cambie su posición de trabajo sólo deberá redireccionar su conexión, sin la necesidad de reconfigurar la estación de red.

4.  La inversión vale la pena. Es un sistema económico a largo plazo, ya que su inversión inicial garantiza que la puesta en marcha sea más sencilla a nivel de presupuesto.

5.  Amplificaciones sin alteraciones. Una de las ventajas más interesantes del cableado estructurado es que permite realizar todo tipo de ampliaciones en su estructura sin que afecte a su funcionamiento ni a la seguridad de la información. Esto facilita también los traslados en caso de que la empresa los lleve a cabo.

6.      El mantenimiento es sencillo. Este tipo de sistemas logran integralidad y un estado uniforme de las redes, por lo que su mantenimiento no es complejo. Puede estar a cargo por personal de la organización, siempre y cuando, esté supervisado por especialistas.

Al igual que como vimos en el artículo Componentes básicos de un datacenter seguro y poderoso la productividad de una empresa no puede estar en juego y, en este caso, el cableado estructurado facilita la eficiencia con velocidad, integración e inversión estratégica.

Estamos conscientes de que un cableado estructurado óptimo es necesario para el buen funcionamiento de las redes de una compañía, por ello es recomendable que la decisión empresarial esté acompañada de expertos en el tema, que no solo brinden el servicio de despliegue sino que abastezcan de sistemas integrales para que haya una transmisión de datos segura y eficiente.

En TEUNO podemos entregar una instalación certificada en base a estándares internacionales y apoyo de fabricante,  con quienes manejamos alianzas estratégicas y la más alta calificación de Parner  que nos avala para entregar redes de cableado estructurado   con garantía directa.

Cómo el cableado estructurado ayuda a potenciar el trabajo de la Red

Navegación de la entrada


Deja un comentario