En el mundo y en Ecuador, el consumo de Internet proliferó mucho más con la pandemia por el Covid-19, abriendo un sin número de posibilidades de conexión y acelerando el reloj digital de una manera cada vez más rápida.

El reciente estudio Speedtest Global Index hizo una radiografía sobre las conexiones de Internet fijo y móvil, de países de todo el mundo, incluyendo Ecuador y lo colocó en el puesto 107, de entre 174 países, en velocidad de banda ancha fija y en el puesto 87, entre 138 países, en velocidad de Internet móvil.

Según el informe, la tendencia de crecimiento de consumo va en aumento si se considera que la educación virtual, el teletrabajo y el entretenimiento han hecho de los servicios de Internet un elemento clave de los hogares desde el inicio de la emergencia sanitaria.

De acuerdo al documento, aunque el país cuenta con un 81% de penetración de Internet en la población, el promedio de velocidad de banda ancha fija y banda ancha móvil está muy por debajo: “el promedio global de velocidad de banda ancha fija es de 78,26 Megabits por segundo (Mbps) de bajada y 42,06 Mbps en velocidad de subida. Mientras que el promedio global de Internet móvil es 34,67 Mbps de descarga y 11.01 Mbps de carga.

En el caso de Ecuador,  la velocidad de banda ancha fija en el país son de 24,54 Mbps (descarga) y 21,11 Mbps (carga) y en el servicio móvil la velocidad de descarga es de 22,39 Mbps y la de carga 10,63 Mbps”.

Pero el consumo es latente. Otra investigación realizada por HughesNet, sobre la intención de compra de internet en Ecuador, reveló que el 97% de los encuestados utiliza internet diariamente a través de un celular o smartphone (99%) y a pesar de hacerlo también a través de un computador portátil (70%), existe una tendencia creciente de Smart TV (62%), con mayor presencia en Quito y la Costa.

¿Para qué los usan? Redes sociales 82,5%, trabajo 79,5%, información/noticias 74,2%, videos/películas 65,5%, trámites y pagos 64%, deberes/educación 62%, juegos en línea 21,8% y otros 1,3%.

Hasta finales de 2020 y según datos de entidades de Gobierno, en Ecuador existían 436.055 teletrabajadores, de un total de 6.307 empresas privadas e instituciones públicas que se acogieron a la normativa. Y aunque para mediados del 2021, la situación ha cambiado y cada vez más, el país regresa a  la “normalidad”, la modalidad de teletrabajo llegó para quedarse, al menos en los sectores y actividades que se puede sin afectaciones al giro de negocio.

Y si consideramos que en un mundo globalizado y multiconectado, las redes sociales, así como la revisión de información y noticias son parte de acciones laborales, podríamos decir que el consumo está ligado fuertemente al ámbito productivo y, en este sentido, la oferta de Internet para las empresas (que ahora se traducen en domicilios por el teletrabajo) va en aumento.

¿La forma? muchas vías, una con mayor exposición es mediante el servicio de Cloud Computing, un concepto tecnológico que permite ejecutar negocios a través de internet en una nube pública o privada. Es decir, otorga acceso remoto a software, almacenamiento de archivos y procesamiento de datos por medio de Internet.

Los beneficios de aplicar esta tendencia en el ámbito laboral es que, entre otras razones, brinda una estructura de trabajo más corporativa a pesar de que la labor diaria se realice desde casa. El Cloud ofrece una capacidad de un pool de recursos de computación con buen mantenimiento, seguro, de fácil acceso y bajo demanda, como servidores, almacenamiento de datos y solución de aplicaciones. Logrando a su vez, mayor flexibilidad con relación a sus datos e informaciones, que se pueden acceder en cualquier lugar y hora.

En este sentido, las empresas deben asegurar que la compartición de información esté garantizada, ya que el incremento de teletrabajo y conexión a Internet también ha evidenciado ciertas vulnerabilidades y el objetivo es proteger datos,  equipos, colaboradores y, por ende, la compañía en sí, sin importar si la actividad de esta se encuentra en un domicilio o una oficina. 

Las garantías de este servicio en la Nube es que proporciona una plataforma de gestión de los enlaces de conectividad, permite optimizar recursos de banda ancha, balanceo de tráfico y recuperación ante fallas. Así también se realizan implementaciones necesarias que logren eficiencias en la administración de recursos de Internet para mantener segura – libre de ataques- la información de las redes privadas y públicas.

Este tipo de servicios también despliega espacios colaborativos para ambientes de trabajo en línea, ya sea para videoconferencias, chats grupales y otros.  Los servicios de Cloud deben estar respaldados por una asesoría IT, que logre una planificación e implementación del servicio de una manera personalizada a las necesidades de cada negocio.Este es el caso de TEUNO que cuenta con un servicio corporativo denominado Cloud Guard, que ofrece una protección externa o interna para los elementos de red, sea física o virtual, garantizando la continuidad del negocio a través de la Nube.  Además, si quieres ahondar en las tecnologías que están definiendo los negocios en este 2021, te invitamos a descargar este eBook  para conocer más detalles.

Conoce la realidad sobre los servicios de internet en Ecuador

Navegación de la entrada


Deja un comentario