Cámaras IP Vs CCTV

Las empresas disponen de sistemas de CCTV o cámaras IP para realizar la videovigilancia, pero ¿cuál es la diferencia? ¿Qué ventajas y desventajas tiene cada sistema?

 

 

La seguridad en las empresas es una necesidad real. La tecnología se va adaptando cada vez mejor a esa realidad, con avances que facilitan la seguridad electrónica; de esta manera, las cámaras IP han superado en funcionalidad a los sistemas CCTV. Le explicamos en qué consta cada uno de esos sistemas y una comparativa entre ambos.

CCTV (Circuito Cerrado de Televisión)

Los sistemas de CCTV o Circuito Cerrado de Televisión, se componen de una o más cámaras conectadas a monitores de vídeo o televisores que reproducen las imágenes capturadas por las cámaras. Este sistema, por tanto, está limitado a un número de espectadores reducido, ya que se encuentra en un lugar determinado y la videovigilancia se realiza desde una sala de control. Desde esta sala se puede controlar además la posición, el zoom, el enfoque y la panorámica de cada cámara.

Cámaras IP

Las cámaras IP, transmiten el video y el audio a través de una red de internet o intranet, desde un explorador o a través de concentrador (un HUB o un SWITCH) en una Red Local (LAN). Las cámaras IP tienen aplicaciones integradas como la detección de presencia, el envío automático de e-mail y la grabación de videos en forma de imágenes o secuencias en equipos informáticos. Estas aplicaciones facilitan la detección de las causas de presencia de extraños en horario o en una zona restringida, permitiendo a su vez, registrar una grabación de lo ocurrido. Este tipo de cámaras IP, pueden colocarse de manera fija o móvil, para poder controlar todos los ángulos y observar lo que ocurre. Estos movimientos se pueden controlar desde el navegador de internet, sin necesidad de una sala de control. Por último, cabe mencionar que las cámaras IP disponen de entradas para conectar otros sensores no incluidos como los detectores de humo, de movimiento convencionales o de fuego, para gestionar la seguridad de su empresa de una manera integral.

Cámaras IP vs CCTV: movilidad, economía y escalabilidad

Ambos sistemas cuentan con visión nocturna, detección de movimiento y claridad en imagen, sin embargo, las cámaras IP tienen ciertas ventajas sobre los ya obsoletos sistemas de CCTV:

  • Las cámaras IP pueden ser vigiladas desde cualquier lugar a través de internet, el CCTV sin embargo, dispone de una sala de control cuyo acceso es limitado.
  • Las cámaras IP son más fáciles y económicas de instalar, mientras que el CCTV es más complejo y costoso.
  • Un sistema con cámaras IP dispone mayor escalabilidad, puesto que se pueden incorporar más cámaras sin tener que duplicar el sistema de monitorización, como ocurre en el CCTV.

¿Qué hacer si su empresa ya cuenta con CCTV?

Si ya dispone de un sistema de CCTV en su organización y quiere adaptarse a los nuevos tiempos, no se preocupe. Resulta sencillo convertir el CCTV en un sistema con cámaras IP, si se dispone de Servidores de Vídeo IP ó grabadores Híbridos. Estos equipos, convertirán la señal analógica en digital, permitiendo que las cámaras que las cámaras instaladas sean vistas mediante IP. Actualmente, las cámaras IP se utilizan mucho en entornos de vigilancia; para garantizar la seguridad en almacenes, aparcamientos, obras, entradas…

Consulte a nuestros asesores por una solución personalizada y descubra las utilidades que un sistema de cámaras IP tiene en su empresa.

Solicite asesoría personalizada

Detalle sus necesidades
y pronto un asesor contactará con usted.

Seleccione las Soluciones en las que está interesado:

Soluciones de ConectividadSoluciones de ColaboraciónSeguridad GestionadaSoluciones de Seguridad ElectrónicaSoluciones de Seguridad InformáticaOutsourcing y Servicios Profesionales

Escriba su mensaje: